bienestar

HACER DIETA SIN EJERCICIO FAVORECE LA OSTEOPOROSIS

Un plan alimentario de bajas calorías que no se acompaña con actividad física disminuye la densidad ósea en las zonas más susceptibles de fractura durante la tercera edad.

Según un estudio, disminuir la ingesta diaria de alimentos sin acompañarla con un programa de ejercicios podría aumentar el riesgo de osteoporosis.

Así es que los expertos destacan que la combinación de una dieta apropiada y ejercicio físico es la forma más saludable de bajar de peso.

De acuerdo con la investigación, quienes hacen exclusivamente dieta disminuyen su densidad ósea en la zona inferior de la columna, la cadera y la parte superior del fémur, las zonas más susceptibles de fractura en la tercera edad.

Minerales y vitaminas.

De acuerdo con la National Osteoporosis Foundation y The National Institutes of Health una dosis adecuada de calcio es vital para obtener una buena salud ósea. La pregunta es si otros nutrientes son también importantes. A pesar que el hierro, el sodio, el oxalato y el magnesio pueden influir en la efectividad del calcio, la vitamina D es el nutriente adicional más importante.

La dosis recomendada de vitamina D es de 400 UI y hasta 600 UI en personas mayores de 50 años. Numerosos estudios sobre los efectos del calcio en la formación y protección de los huesos y en la prevención de fracturas han demostrado un beneficio al tomar una dosis adecuada de vitamina D.

Beneficios de la vitamina D

1. Aumenta la absorción del calcio y del fósforo en el intestino delgado.

2. Fija el calcio y el fósforo en huesos y dientes.

3. Aumenta la reabsorción del calcio y del fósforo en el riñón.

4. Interviene en la regulación de la calcemia.

Alimentos ricos en vitamina D: por cada 100 g de alimento: aceite de hígado de bacalao 8 500 U.I.; salmón 6 500 U.I.; sardinas en aceite 2400 U.I; sardinas frescas 1, 00 U.I.; 1 yema de huevo 1 200 U.I; quesos 100 a 300 U.I.; cacao 100 U.I; leche 25 a 500 U.I.

La mejor fuente de vitamina D es el Sol. Tomar sol 30 minutos al día es suficiente para que un adulto prescinda del aporte dietético de vitamina D.

Ejercicio.

El ejercicio es imprescindible ya que enlentece el ritmo de pérdida ósea, mejora la fuerza muscular, mantiene la agilidad y la estabilidad corporal, disminuye el dolor crónico y el riesgo de caídas y de fracturas. Que el ejercicio es bueno para los huesos es un hecho sobre el que ya han insistido algunos expertos, pero la demostración definitiva de esta teoría ha demostrado que practicar deporte aumenta la densidad de los huesos y la fuerza de los músculos en las mujeres premenopáusicas.

Los beneficios de hacer ejercicio son:

1. Disminuye el riesgo de tener una enfermedad del corazón, presión alta, osteoporosis, diabetes y obesidad.

2. Mantiene las articulaciones, los tendones y los ligamentos flexibles de modo que le es más fácil moverse.

3. Reduce algunos de los efectos del envejecimiento.

4. Contribuye a su bienestar mental y le ayuda en el tratamiento de la depresión.

5. Ayuda a aliviar el estrés y la ansiedad.

6. Aumenta su energía y resistencia.

7. Le ayuda a dormir mejor.

8. Le ayuda a mantener su peso acelerando su metabolismo.

Algunos de los ejercicios recomendados son:

1. Ejercicios de soporte de peso: caminar, bailar, yoga, clases de gimnasia.

2. Ejercicios de resistencia: pesas libres, máquinas de pesas, bandas elásticas para estirar.

3. Montar en bicicletas estáticas.